El lugar menos indicado para pedir ayuda


Ir caminando por la calle, tropezar y caerse, o ir cargando varios paquetes y que éstos se le empiecen a caer. Ninguno de estos es un escenario feliz, pero si hablamos de recibir ayuda, los resultados podrían ser peores en algunos lugares que en otros.


plaza vendome tienda

De acuerdo con un nuevo estudio de influencia social realizado por investigadores de la Universidad Bretagne-Sud (Francia), las personas somos menos propensas a ayudar a un extraño en una zona exclusiva de la ciudad, sobre todo si en esa zona existen gran cantidad de tiendas de marcas caras, y menos solidarios somos aún si quién necesita ayuda acaba de salir de una de esas tiendas.

Investigaciones anteriores ya habían demostrado que las señales de dinero y materialismo nos animan a ser más egoístas y menos solidarios, presumiblemente a causa de connotaciones como la competencia y autosuficiencia.
Sin embargo, casi toda esta evidencia provenía de estudios de laboratorio y los resultados no siempre se habían sostenido en pruebas repetidas.


La investigación

Este nuevo estudio abarca una serie de exploraciones de campo. En una primera prueba, un grupo de estudiantes que colaboraron con los investigadores simularon que necesitaban ayuda en una variedad de lugares de la capital francesa, incluyendo la avenida de los Campos Elíseos, la Plaza Vendome o la avenida Montaige, todos estos lugares son reconocidos por ser las zonas donde se encuentran las tiendas más exclusivas de París. Posteriormente se repitieron las mismas pruebas en zonas comerciales comunes, sin tiendas ostentosas.


Los estudiantes que participaron como voluntarios recibieron ciertas instrucciones, por ejemplo, que los transeúntes elegidos tuvieran preferentemente entre 30 y 60 años, que cada uno realizara aproximadamente 40 intentos por cada estudio y que trataran de realizar un número de pruebas similar en hombres y en mujeres.

En un primer ensayo, un estudiante debía caminar con muletas, esperar que pasara un transeúnte desprevenido para dejar caer un paquete que llevaba. La cuestión era si el transeúnte ayudaría. En otro de los sondeos dos estudiantes trabajaron en pareja, uno de ellos iba sentado en una silla de ruedas. En este caso, se le solicita a los transeúntes para llevar al estudiante en silla de ruedas a un lugar cercano mientras que el otro debía ir a buscar un hipotético teléfono perdido.

Los resultados indicaron que hubo una constante en todos los estudios, y fue que las personas eran mucho menos propensas a ayudar en lugares donde había tiendas exclusivas, incluso si sólo casualmente pasaba por una calle con abundancia de estas tiendas. Peor aún eran los resultados si la persona que solicitaba ayuda acababa de salir de un establecimiento.
Por ejemplo, en el primer estudio, el 77,5% de los transeúntes estuvieron dispuestos a ayudar en una calle ordinaria, en comparación del 35% cuando la persona acababa de salir de una tienda de artículos de lujo.

El segundo estudio mostró que en una zona sin tiendas ostentosas, la ayuda fue del 73%, pero que la mera presencia de tiendas exclusivas en las cercanías redujo el comportamiento de ayuda al 23,2%. En este último caso, los estudiantes estaban cerca de una tienda lujosa, pero ni siquiera habían entrado en alguna de ellas.

¿Por qué ocurre esto? Los investigadores aducen que los recordatorios materialistas pueden haber aumentado los valores competitivos de las personas, esto a su vez, disminuye el comportamiento solidario. Dicha situación, indudablemente, crea una sensación que hace sentir a los individuos menos preocupados o conectados hacia las demás personas.


Referencia:
http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/15534510.2016.1160839



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada