Cuanto más excéntrico es el artista más valoramos su obra


Una investigación nos muestra que, en general, las personas consideran que el trabajo artístico realizado por una persona excéntrica es mejor y más valorado que el trabajo producido por un artista que muestra un comportamiento formal.


artista excéntrico obra

Truman Capote decía que sólo podía pensar sus novelas acostado en su cama, tomando café y fumando, Vincent van Gogh se cortó su propia oreja. Michael Jackson dormía en una cámara hiperbárica y coleccionaba momias egipcias. Y así podríamos seguir un largo rato, los ejemplos de comportamientos extravagantes de los artistas son abundantes.
Sin dudas, que existe un estereotipo aceptado en cuanto a que las personas creativas son excéntricas.

Un estudio realizado en la Universidad de Southampton nos muestra que el público tiende a juzgar el trabajo realizado por un artista excéntrico como de mayor calidad que el trabajo producido por un artista con un comportamiento convencional.
O sea, la excentricidad se toma como un signo de habilidad artística. Pero, como vamos a ver, existe una excepción, y es cuando la excentricidad se juzga como falsa.

El sondeo fue realizado a través de cinco diferentes estudios. Por ejemplo, en el primero, un grupo de 38 estudiantes calificaron el cuadro "Los Girasoles" de Van Gogh como más hermoso después que se les hablara sobre el incidente del corte del lóbulo de su oreja izquierda.

En otro de los estudios, más de 30 personas catalogaron las pinturas de un artista ficticio como más positivas después de ver una fotografía del supuesto artista con una mirada perdida, sin afeitar y con el pelo largo. Anteriormente otro grupo de individuos habían catalogado los mismos cuadros del mismo artista con menores puntajes. A este grupo se le había mostrado previamente una foto del artista en una pose convencional, con el pelo corto, afeitado y bien vestido.

Otro de los estudios a destacar es lo ocurrido con Lady Gaga, contrariamente a lo acontecido en las investigaciones anteriores, en este caso ocurrió algo distinto. A un grupo jóvenes se les mostró varios vídeos de dicha artista, en algunos de los vídeos Gaga aparecía vestida de forma excéntrica, en cambio en otros, se la veía con un sobrio vestido negro largo. Se les pidió a los participantes que puntuaran las puestas en escena de la artista en las distintas grabaciones. Aquí el efecto de la excentricidad no pareció dar tanto resultado, ya que en promedio, los vídeos donde la artista se muestra con una vestimenta más sobria no tuvieron peores puntuaciones que los otros.
Esto estaría indicando que las evaluaciones artísticas están, en parte, arraigadas en la percepción de excentricidad del artista y en la evidencia de la autenticidad de dicho comportamiento. Es decir, muchos de los participantes pudieron haber evaluado que la extravagancia de Lady Gaga es falsa y no es más que una estrategia de marketing.


La excentricidad de los artistas genera apreciaciones más positivas de su trabajo, pero siempre y cuando ese comportamiento inusual no sea visto como artificial.

Estos resultados están en sintonía con un estudio de "confirmación de estereotipo" de hace unos años, en el cual los oyentes de canciones de rap daban calificaciones más altas cuando se les informaba que el artista que estaba cantando era negro.


Referencia:
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ejsp.1999/abstract



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada