Comer porciones pequeñas nos causa más satisfacción


Una investigación muestra el comportamiento por el cual las personas somos capaces de ajustar nuestro nivel de saciedad para adaptarnos a diferentes tamaños de porciones de comida.


porción pequeña de comida

¿Le ha sucedido alguna vez de asistir a un restaurante donde se sirven porciones pequeñas de comida, pero que a su vez, dicha comida le pareció muy sabrosa y se sintió satisfecho? Si es así, es posible que le haya ocurrido lo que los científicos llaman comportamiento de degustación.

Un estudio del profesor de la Universidad de Florida, Charles Areni, ha investigado este comportamiento y el resultado es que cuando comemos porciones más pequeñas de lo normal, las consumimos de manera diferente, más despacio y más conscientemente. La consecuencia de esto es que quedamos tan saciados como si hubiésemos comido una porción más grande.


La investigación

Durante el sondeo, se convocó a un grupo de estudiantes de la universidad con el pretexto de que se iba a realizar un estudio sobre consumo de chocolate. A la mitad de los participantes se les mostró una bandeja con porciones de seis diferentes tipos de chocolate, pero después que habían probado las dos primeras porciones, se les dijo que el experimento ya había finalizado.
A la otra mitad de los participantes se les mostró la misma bandeja de seis chocolates, pero se les advirtió que sólo podían degustar dos de ellos.

El resultado marcó que los estudiantes que sabían de antemano que podían consumir sólo dos chocolates, lo hicieron más lentamente que quienes pensaron que iban a comer seis. También prestaron más atención al sabor y la textura de lo que estaban comiendo, y además, reportaron mayores niveles de saciedad.

Más tarde se realizaron pruebas similares con pequeños cambios, por ejemplo, en una de ellas, al segundo grupo sólo se le mostraba dos chocolates en la bandeja. Los resultados con las distintas variaciones no mostraron diferencias importantes.


Debido a que el experimento fue filmado, se pudieron contar las masticaciones de cada individuo. Los estudiantes que sabían que sólo probarían dos chocolates masticaron, en promedio, 11 veces más que el grupo que pensaba que comería seis.

¿Por qué se produce este efecto? Ocurre que las personas compensamos las porciones pequeñas agudizando algunas propiedades sensoriales hacia los alimentos, esto altera nuestra conducta alimentaria, desacelerando la velocidad al comer y aumentando nuestro nivel de saciedad.

Los resultados de la investigación sugieren que el conocimiento de estos comportamientos (enlentecimiento del consumo y mayor degustación de la comida) pueden ser una herramienta útil en la reducción de la cantidad de los alimentos que ingerimos. Ya que también sabemos que junto a esto, se mantienen los beneficios obtenidos de los alimentos en términos de disfrute y de su efecto saciante.


Referencia: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/mar.20798/abstract



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada